El 11 de noviembre de 1951 fue la primera vez que votó la mujer en la Argentina y el presidente Juan Domingo Perón fue reelecto. Con la particularidad de que se aplicaba la ley N° 13.010, también conocida como la ley Evita, y las mujeres pudieron realizar su primer voto electoral.
De la contienda electoral participaron más de 3 milones y medio de mujeres. Y la fórmula Perón-Quijano se impuso con un abrumador triunfo con el 63.40% de los votos. Las mujeres superaron en cantidad de votos peronistas a los varones en todos los distritos. También ocuparon 23 bancas en la Cámara de Diputados y 6 en la Cámara de Senadores Nacionales. Además, junto a las legisladoras provinciales, sumaron un total de 109 mujeres elegidas.
La ley del sufragio femenino en 1947, había tenido el impulso de Eva Duarte de Perón. Por eso, en este día histórico para las mujeres y para todos los argentinios, donde se conmemora el primer voto femenino compartimos parte de uno de los fervorosos discursos de Evita:
“La mujer puede y debe votar, como una aspiración de los anhelos colectivos. Pero debe, ante todo, votar, como una exigencia de los anhelos personales de liberación, nunca tan oportunamente enunciados.”
“Ha llegado la hora de la mujer que piensa, juzga, rechaza o acepta, y ha muerto la hora de la mujer que asiste, atada e impotente, a la caprichosa elaboración política de los destinos de su país, que es, en definitiva, el destino de su hogar”.
Seguimos construyendo nuestra historia con Memoria.