“Una sociedad que practica la discriminación y la desigualdad en el tratamiento de las
personas no sólo es injusta, sino que también pierde su potencial de desarrollo.”

Desde 1981, Latinoamérica conmemora cada 25 de noviembre el día contra la violencia de género. Los movimientos feministas de la región, con una de las tasas más altas de violencia contra la mujer, acuñaron esa fecha en honor a las dominicanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, tres hermanas asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por orden del dictador Rafael Leónidas Trujillo, del que eran opositoras. Años más tarde, en 1999, la ONU se sumó a la jornada reivindicativa y declaró cada 25 de noviembre Día Internacional para la
Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en honor a ellas.

Sin embargo, se advierte, no es suficiente con declarar el día contra la no violencia hacia la mujer. “El tema se ha introducido en los discursos como lo políticamente correcto, pero al mismo tiempo se puede apreciar la indiferencia con la que los mismos actores que pronuncian discursos contra la violencia de género, por la igualdad y no discriminación, cada 25 de noviembre u 8 de marzo no creen en lo que están diciendo; no tienen ningún compromiso. Solo un día no sirve. Tienen que ser todos”.

Desde la Mesa Ejecutiva de la FATUN, Secretaría de Derechos Humanos estamos convencidos que cada persona tiene el derecho a estar libre de discriminación basada en género, raza, etnia, orientación sexual u otra condición y para ello, haciendo honor al Legado de nuestro Líder Nelso Farina, trabajamos incansablemente, así como por otros Derechos Humanos fundamentales para la erradicación de la discriminación.

“Una sociedad no puede llamarse democrática si tolera que a las mujeres se las está
maltratando y asesinando. Y eso se produce, además, con mayor frecuencia, en los espacios donde deben estar más protegidas, sus hogares, su entorno, con las personas con las que se relacionan”. Combatir la discriminación es un deber y un compromiso de todas/os las/os trabajadora/es Nodocentes de las UU.NN.

“Unidos, Solidarios y Organizados”

SUSANA N. RAMOS
Secretaría de Derechos Humanos